Ansiedad

  La ansiedad es uno de los trastornos más comunes en el siglo XXI.

Muchas veces es difícil saber hasta qué punto nos está afectando en los diferentes campos de nuestra vida: trabajo, pareja, salud….

Es muy fácil combatir la ansiedad, el estrés y los problemas relacionados si tienes buenos indicadores para su detección y un buen plan de ataque. No dejes que te domine.

Descripción general: Ansiedad

 Como definición, la ansiedad es una emoción de alerta anticipatoria. Un mecanismo natural muy útil y adaptativo. Sin él no pondríamos en marcha ciertos mecanismos que aseguran nuestra supervivencia. Pero en exceso puede provocar problemas físicos y psicológicos. Si las preocupaciones son desproporcionadas en comparación con el peligro real y tienenen una duración excesiva quizás es momento de ponerse en manos de un profesional.  

Síntomas

Los síntomas más comunes son:

  • Nerviosismo, agitación o tensión
  • Sensación de peligro inminente, pánico o catástrofe
  • Respiración acelerada 
  • Aumento del ritmo cardíaco
  • Temblores
  • Sudoración
  • Necesidad de evitar situaciones estresantes
  • Cansancio
  • Insomnio 
  • Problemas gastrointestinales 
  • Dificultades para controlar preocupacione

Puede derivar en diferentes tipos de trastornos de ansiedad 

  •  Trastorno de ansiedad generalizada. Se caracteriza por un estado de preocupación persistente y excesiva no justificado. La preocupación no tiene una fuente concreta sino que se surge del miedo a sentir miedo. Tiene periodos de larga duración en los que los síntomas se manifiestan casi a diario durante al menos 6 meses.
  • Agorafobia. Es un tipo de trastorno de ansiedad en el que temes a lugares y situaciones que pueden causarte pánico o hacerte sentir atrapado, indefenso o avergonzado. A menudo intentas evitarlos.
  • Trastorno de pánico. Implica episodios repetidos de sensaciones repentinas de preocupación y miedo o terror intensos. Alcanzan un nivel máximo en minutos (ataques de pánico). Puedes tener sensaciones de una catástrofe inminente, dificultad para respirar. Tambien dolor en el pecho o latidos rápidos y fuertes como aleteos (palpitaciones cardíacas). Estos ataques de pánico pueden provocar que a la persona le preocupe que sucedan de nuevo. O que evite situaciones como en las que han sucedido.
  • Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC). Como su propio nombre lo indica, es un trastorno de ansiedad que se caracteriza por obsesiones. Pensamientos intrusivos de temor. Como resultado provocan conductas repetitivas (compulsiones) para reducir la preocupación provocada por dichos pensamientos.

Y tambien

  • Trastorno de ansiedad por separación.  Trastorno de la niñez que se caracteriza por una ansiedad excesiva para el nivel de desarrollo del niño. Relacionado con la separación de los padres u otras personas que cumplen una función paternal.
  • Fobias específicas. Se caracterizan por una notable ansiedad cuando la persona se ve expuesta a un objeto o situación específicos, y por un deseo de evitarlos. En algunas personas, las fobias provocan ataques de pánico.
  • Trastorno de ansiedad social. Este trastorno implica altos niveles de ansiedad, relacionado con situaciones sociales. Vergüenza, inseguridad y preocupación por ser juzgado o percibido de manera negativa por otras personas son síntomas comunes relacionados con este trastorno.
  • Trastorno de ansiedad inducido por sustancias.  Ansiedad y/o pánico intensos que como resultado del uso indebido de drogas u otras sustancias tóxica. 

C

Causas médicas

Para algunas personas, la ansiedad puede estar relacionada con un problema de salud oculto. En algunos casos, los signos y síntomas de ansiedad son los primeros indicadores de una enfermedad.

 Ejemplos de problemas médicos que pueden estar relacionados con la ansiedad:

  • Enfermedades cardíacas 
  • Abstinencia del alcohol y otras sustancias incluidos los medicamentos contra la ansiedad (benzodiacepinas)
  • Trastornos respiratorios
  • Uso inadecuado de sustancias 
  • Dolor crónico 
  • Intestino irritable

En ocasiones, la ansiedad puede ser un efecto secundario de algunos medicamentos.

Factores de riesgo

Los siguientes factores pueden incrementar el riesgo de padecer un trastorno de a:

  • Acumulación de estrés. Un evento importante o una acumulación de situaciones estresantes más leves pueden provocar ansiedad excesiva, por ejemplo, la muerte de un familiar, estrés en el trabajo o preocupaciones continuas por una mala situación financiera.
  • Trauma. Los niños que soportaron maltratos, traumas o que han presenciado eventos traumáticos pueden tener un mayor riesgo de manifestar un trastorno de ansiedad. Los adultos también pueden manifestar trastornos derivados de un suceso traumático.
    Estrés debido a una enfermedad. Tener un problema de salud o una enfermedad grave puede causar gran preocupación acerca de cuestiones como el tratamiento y el futuro.
    Personalidad.  Determinados tipos de personalidad son más propensas a sufrir trastornos de A.
    Tener familiares consanguíneos que padecen un trastorno de A. Los trastornos de A pueden ser hereditarios.
    Drogas o alcohol. El consumo o el uso indebido o la abstinencia de drogas o alcohol pueden provocar o empeorar un trastorno de A.
    Otros trastornos mentales.  Otros trastornos mentales, como la depresión, también pueden propiciar un trastorno de A. 
  • Trauma. Los niños que soportaron maltratos, traumas o que han presenciado eventos traumáticos pueden tener un mayor riesgo de manifestar un trastorno de ansiedad. Los adultos también pueden manifestar trastornos derivados de un suceso traumático.
  • Estrés debido a una enfermedad. Tener un problema de salud o una enfermedad grave puede causar gran preocupación acerca de cuestiones como el tratamiento y el futuro.
  • Personalidad.  Determinados tipos de personalidad son más propensas a sufrir trastornos de A.
  • Tener familiares consanguíneos que padecen un trastorno de a. Los trastornos de A pueden ser hereditarios.
  • Drogas o alcohol. El consumo o el uso indebido o la abstinencia de drogas o alcohol pueden provocar o empeorar un trastorno de A.
  • Otros trastornos mentales.  Otros trastornos mentales, como la depresión, también  puede propiciar un trastorno de A. 

Consultar con un profesional cuando:

  • Sientes que te estás preocupando en exceso y que está interfiriendo en tu vida: trabajo, relaciones familiares y sociales
  • Tus preocupaciones te causan malestar habitualmente y te resulta muy difícil controlarlas
  • Crees que tus preocupaciones podrían estar vinculadas a un problema de salud física

Es posible que tus preocupaciones no desaparezcan. Incluso que empeoren con el paso del tiempo si no recibe ayuda. Visita a un profesional de salud mental antes de que la ansiedad vaya a peor. 

Ansiedad

Contacta con nosotroshttps://www.centrosherpa.com/contacta