Problemas de pareja

Ser una pareja perfecta no significa no tener problemas, sino saber superarlos juntos

Las relaciones sentimentales pueden envolvernos en un mar de sentimientos negativos y problemas.

El desamor, la ruptura,  la rutina de las discusiones… Todo tiene una solución

Problemas de pareja

Problemas de pareja

Las relaciones de pareja son un amplio tema de estudio. En muchas ocasiones, el ser humano tiende a compartir su vida con otra persona. Este vinculo produce grandes beneficios (amor, apoyo, estabilidad…). Como fruto de una relación, puede surgir una familia que debe de ser gestionada a muchos niveles. Siendo normal que aparezcan conflictos. Si estos conflictos no son bien gestionados, dan como resultado infinidad de problemas. Infelicidad, depresión, ansiedad, separación, disminución de la autoestima, problemas económicos. Además pueden hacer enfermar al individuo mental y físicamente (depresión, ansiedad, cardiopatías…).  Los conflictos en la pareja generan también problemas en los hijos (problemas de conducta, personalidad, depresión y traumas).

 Existen múltiples causas para los conflictos, así como herramientas y buenas practicas para poderlos resolver efectivamente. Si estos estos conflictos son muy habituales lo mejor es trabajarlos con un profesional .

 Desencadenantes de los conflictos

Problemas de Comunicación

Es la piedra angular de todo conflicto. Cualquier problema gestionado con una mala comunicación hace aumentar exponencialmente su importancia. De hecho, prácticamente cualquier conflicto tiene una solución si la forma de comunicarse es la adecuada. Por lo que, en terapia, siempre se va a trabajar en este área. En una pareja surgen patrones y  mecanismos de comunicación disfuncional. Un ejemplo de ello es la comunicación pasivo-agresiva en la que se muestra enfado a través del lenguaje no verbal  pero no se explica realmente el problema. Creando confusión y dificultando enormemente la solución. 

Educación de los hijos

Los hijos son una de las mejores experiencias y consecuencias de amar a alguien. Pero suelen acarrear infinidad de problemas y situaciones muy complicadas. Además tienen una gran influencia en el resto de problemáticas que puede haber ya de por sí en una pareja.

Tareas

Repartir adecuadamente las diferentes tareas y obligaciones que tiene una pareja (hogar, cuidado de los hijos, compromiso,…) es fundamental para la convivencia. Normalmente se gestionan de manera improvisada pero cuando se convierten en un problema diario se debe hacer una planificación. Aparte de las discusiones que se generan, pueden surgir idealizaciones incorrectas como luchas de poder en las que da la sensación que uno es el que hace las cosas y el otro es el que decide qué hacer. Como consecuencia la pareja se convierte en una figura que disminuyo la autoestima y genera infelicidad.

 

 Dificultades económicas

El estrés laboral puede ser un problema, pero no tener trabajo y pasar por dificultades económicas también puede serlo. La incapacidad de tener estabilidad económica familiar genera una gran angustia que reduce la sensación de amor, la pasión y fomenta el clima de crispación.

Ocio

Es muy importante realizar semanalmente actividades que nos reporten satisfacción y diversión, e igualmente de importante es buscar un equilibrio en el que parte de estas actividades sean compartidas y del agrado de la pareja. Este área es clave para una relación de pareja sana.

Familia política

En ocasiones, los conflictos no tienen relación directa con los miembros de la pareja. Sino que pueden surgir con miembros de su familia o amistades cercanas. Llegando a entorpecer el buen funcionamiento de la relación. 

Problemas sexuales

Las caricias, los abrazos y, cómo no, la relaciones sexuales son necesarios para que una pareja se sienta unida. El amor va sustituyendo al enamoramiento, la pasión inicial va dando paso a la intimidad y al cariño, pero no por eso se puede perder la atracción que se siente por el otro como objeto y sujeto sexual. Los problemas sexuales que pueden afectar no solamente al individuo que lo sufre sino a su pareja. Como por ejemplo: la eyaculación precoz, la disfunción eréctil, la falta de deseo, la anorgasmia, el vaginismo y la dispareunia.

Monotonía

La monotonía que suele aparecer con el tiempo en la pareja. Es necesario tomar medidas para evitar que esto ocurra. 

Decepción

A veces tenemos expectativas poco realistas al comienzo de una relación, y cuando vamos conociendo más a fondo a la otra persona podemos llegar a sentir que no era lo que nos habíamos imaginado.

Celos

Los celos pueden ser uno de los principales motivos de desconfianza y mala comunicación dentro de una relación de pareja. Es muy frecuente que los celos solo sean experimentados por uno de los miembros de la pareja. Normalmente, los celos tienen que ver con problemas de autoestima y con una serie de creencias disfuncionales acerca de cómo funcionan las relaciones de pareja. Trabajar este área trae una gran seguridad en uno mismo.

Infidelidades

Una infidelidad es motivo suficiente para terminar una relación. Además del daño producido, rompe completamente la confianza. Básica para el desarrollo de la pareja. Aun así, si se decide continuar es muy recomendable recibir ayuda para poder canalizar todas las emociones negativas generadas. Se debe diferenciar si la persona que acude a la consulta es quien ha sido infiel, quien ha sufrido la infidelidad o si ha habido infidelidades mutuas para poder ajustar  la terapia.

Divorcio o separación

En una separación amistosa puede reducir los conflictos, aunque no desaparecen del todo. Sin embargo, muchas veces el divorcio no es más que un paso en una escalada de odio que lleva a un miembro de la pareja a seguir centrando su vida en devolver al otro el daño recibido. En esos casos, indudablemente no es la solución. Si se trata de la mejor solución es importante aprender a superar el duelo y volver a empezar.

Inicio de las relaciones

Antes de comenzar una relación tendemos a idealizar la vida en pareja.  A veces, solo somos capaces de imaginarnos los aspectos más positivos y otras no somos capaces más que de ver los puntos negativos. Esto sucede tambien durante el proceso del cortejo (ligar).

Si tenemos una idealización positiva debemos de tener claro antes de comenzar una relación va a haber sacrificios, negociaciones y concesiones constantemente. Y si idealizamos negativamente, debemos saber que todo lo anterior, si es bien gestionado, nos va a reportar unos beneficios personales que merezcan todo el esfuerzo invertido. Además, el proceso de conseguir una pareja, una vez superado la pereza y el miedo al rechazo será un momento muy especial.

Dependencia emocional

La dependencia emocional crea serios problemas en una relación. Esto suele ocurrir cuando uno de los dos miembros tiene problemas de autoestima y se convierte en “adicto” a su pareja. Entonces la relación se convierte en un conflicto constante.

Problemas fuera de la pareja

Problemas ajenos a la relación también pueden tener una influencia muy negativa. Por ejemplo, cuando uno tiene problemas laborales, es posible que esto afecte a la manera de relacionarse con su pareja. La inseguridad laboral, el exceso de trabajo, los horarios inflexibles o las malas relaciones con los compañeros afectan enormemente a nuestro estado de ánimo y carácter.

Eventos traumáticos

Cuando ocurren eventos traumáticos pueden sumergirte en una profunda crisis. Esto va a influir, tanto en la pareja, como en el bienestar de ésta. Si un miembro de la pareja atraviesa un momento delicado, como la muerte de algún familiar cercano, es recomendable acudir a terapia psicológica para que la situación no acabe con la relación.

Futuro incierto

Un proyecto en común  fomenta la buena salud de una pareja. Si no existe tal proyecto es recomendable buscar otros incentivos que mantengan la relación unida. Para esto, muchas veces es necesario trabajar las estructuras cognitivas.

Diferencias en los valores fundamentales

Cuando los valores fundamentales de los miembros de una pareja no están en sintonía, suelen ocasionar serios conflictos. Aunque no suele ser fácil superarlos, el respeto a las opiniones de los demás es clave para minimizar estos conflictos.

Mecanismos que favorecen la mala resolución de conflictos

En los conflictos se establecen mecanismos que se hacen crónicos y agravan los problemas, algunos de ellos son:

Reciprocidad negativa

Ocurre cuando a una comunicación negativa se responde con otra comunicación negativa por parte del otro. Estableciéndose una reciprocidad negativa que puede acabar en una escalada de violencia. Es la justicia del ojo por ojo.

Discusiones acerca de la propia relación

Muchas veces surgen problemas por la metacomunicación (reflexionar sobre la como es la comunicación). Cuando se dice “no me estás escuchando” para intentar ser escuchado, pero el mensaje verbal va acompañado, por un componente no verbal agresivo, el que responde reacciona solo al componente agresivo, lo que lleva a más discusiones, creándose en un círculo vicioso. Los matrimonios sin problemas contestan a la metacomunicación y no al componente emocional.

Uno ataca y el otro evita o calla

Este patrón se da cuando un miembro de la pareja da respuestas hostiles mientras que el otro se retira o no contesta. Ante lo que el miembro que inicia la comunicación incrementa su hostilidad porque no se soluciona su problemas. 

Efecto dominó

La crítica constante lleva al desprecio, y este lleva hacia una actitud defensiva constante. Y finalmente la pareja deja de escuchar y empieza a ignorar siempre que existe un conflicto. Todos estos patrones agudizan el problema.

 

Atención selectiva

Las parejas en conflicto solamente se fijan en las conductas negativas del otro y tienden a no ver o a disminuir la importancia de las conductas positivas.

Atribuciones 

La manera en la que atribuimos las causa a un problema es fundamental para no dañar a la pareja y a la vez lograr una solución a un problema. Es muy diferente decir: “No hay manzanas” a decir “no has traído manzanas”.

Expectativas

Si aparece una discrepancia entre lo que creen los esposos que debería ser el matrimonio y lo que perciben que es, tanto en calidad como en cantidad, los problemas están asegurados. Se plasma en frases como “Esto no tiene solución”. “Debería ser así”

Ideas irracionales

Algunas ideas “equivocadas” pueden ser un foco de problemas. Ideas del tipo: “uno debe ser un compañero sexual perfecto del otro“. “Los miembros de una pareja deben de compartir los deseos, pensamientos y emociones del otro“. ” Estar en desacuerdo es destructivo para la relación“.

 

Solución de los conflictos

 

La terapia de pareja cognitivo-conductual enfatiza el entrenamiento en habilidades de comunicación y resolución de problemas. Cambia el patrón de reciprocidad negativa introduciendo conductas positivas y produce cambios en atribuciones, expectativas e ideas irracionales.

La terapia de pareja cognitivo-conductual está clasificada como tratamiento de eficacia demostrada. Los datos indican que alrededor del 75% de las parejas que acuden a terapia, informan de una mejora cualitativa en la satisfacción matrimonial. La mejora afecta no solamente a la disminución del conflicto, sino a la mejora de la evaluación de la relación por parte de los dos miembros.

Contacte con nosotros www.centrosherpa.com para ponerse en manos de un profesional. 

.